Make your own free website on Tripod.com
 
 
Web en proceso de
construccion
   

Esta pagina está siendo construida con el fin de brindarte toda la información sobre el municipio de Istmina
Tu como usuario puedes colaborar en la construcción, suministrando información de interes y haciendole publicidad. con tu ayuda, se puede conseguir el objetivo de tener la información que desees en cualquier momento.
 


FOTOS




Visita reison.tripod.com.co


PERIODISTAS
EL TIEMPO

 

BUSCAR en:
OTROS BUSCADORES


ARTICULO

LA MUJER CHOCOANA ÚNICA EN SU GENERO

Aprovechando la oportunidad que me brinda las fechas del pasado DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, del reciente DÍA DE LA SECRETARIA, la más próxima y quizá la más importante el DÍA DE LA MADRE, me atrevo a inmiscuirme, analizar y, sobretodo., a sacar conclusiones de los valores de la mujer chocoana.

Hace poco, un filosofo y sociólogo, pudimos disertar sobre los grandes atributos físicos y sociológicos de esta mujer. Infortunadamente, el hombre chocoano, machista por excelencia, la ha convertido, por su espectacular figura, por su hermoso cuerpo, y por su ardiente forma de hacer el amor, (única en el mundo) en un aparato sexual y en una maquina para hacer hijos; dejando de lado sus sentimientos, su dulzura y su gran encanto interior.
En un mundo donde la sociedad, propaganda, y demás medios de comunicación sólo ven el cuerpo de la mujer, su frente y su trasero, no se puede esperar otra cosa. Sin embargo, hay que recordar que los reinados de 'belleza' ya miran el intelecto de la mujer y asocian la belleza con las dos cualidades juntas.

Chocoanas, madres y secretarias, se han propuesto, en los últimos tiempos, a terminar con ese flagelo, sobretodo la mujer entre 25 y 30 años; y se han dedicado a capacitarse, prepararse y educarse y, porqué no decirlo, a demostrar que tienen igual y aún más capacidades que algunos hombres.
Pero todavía falta, porque algunas mujeres (jóvenes especialmente) no han entendido que valen, no sólo por lo de fuera, sino por lo de adentro AQUELLO, podrán subir al escaño que se merecen.
En Nueva Zelanda, las mujeres son el gobierno. Estoy casi seguro, que el terriblemente despampanante cuerpo de la mujer chocoana, resaltado con sus valores morales harán que la historia las registre en el libro de los Gines record.
Felicitaciones a todas: a la sufrida y resignada mujer del campo que se levantan a las cuatro de la mañana a trabajar con sus cerdos y gallinas; a la aguerrida de la plaza de mercado que, vendiendo chontaduro, borojó y pescado, cría a sus hijos con agrado; a la secretaria ya graduada y licenciada que soporta con nobleza las cascarrabias de su jefe; a la que estudia y es madre, y a la que, se detiene en su camino por su retrógrado marido; a todas las madres doctoras y senadoras; a las que luchan y se enfrentan al inestable mundo de los hombres. A todas ellas, que con muy pocas excepciones, pueden cambiar mis impresiones y si uno de ellos me desmiente, como decía el maestro Caicedo, que venga con migo y me enfrente.

MANUEL MONTENEGRO REYES